***Actualizado a fecha 3 de Octubre 2019.

Hola compañeros y futuros enfermeros especialistas!!!
Seguro que ya habéis visto las novedades que nos esperan este año en el camino a por nuestra plaza. Los cambio siempre asustan, incluso aunque sean para mejor. Así que vamos a tratar de explicar estos cambios y que estéis tranquilos, porque esas plazas siguen siendo nuestras.

CAMBIOS EN EL BAREMO


Hasta ahora, las notas que habíamos sacado en la carrera se puntuaban convirtiendo los aprobados en un 1, los notables en un 2, los sobresalientes en un 3 y las matrículas en un 4. Se hacía el cálculo en función del número de créditos y de ahí nos salía una puntuación que solía estar entre el 1,8 y el 2,2 en la mayoría de los futuros EIR. El que tenía un expediente por encima de esa cifra, tenía cierta ventaja a la hora del examen, por que podía permitirse algún fallo más; del mismo modo, el que tenía menos puntuación, necesitaba hacer une mejor examen. Esto es debido a que esa puntuación tiene un peso de un 10% en el número de orden EIR. El otro 90% es el resultado del examen. Y cuando los exámenes no son muy discriminativos o hacen que la mayoría de los opositores se agrupen en menos cantidad de puntuaciones, el expediente cobra mayor importancia relativa.
A partir de ahora, el baremo será del 0 al 10, teniendo en cuenta la puntuación real de cada asignatura en la carrera. Esto significa que si teníais un 5, un 5,5, o un 6 o un 6,5 en una asignatura, antes se convertía en un 1, pero ahora será la nota exacta. 
¿A quién beneficia esto? Sobre todo a los que tenían las puntuaciones muy cercanas al limite superior, ya que ahora sí es diferente tener un aprobado con un 5 que tener un aprobado con un 6,5. Del mismo modo, ya no es lo mismo un notable con un 7 que un notable con un 8,5. Y así sucesivamente. 
¿A quién perjudica esto? A los que tuvieran las notas más cercanas al límite inferior, ya que ahora el que tenga un 6,5 tendrá más puntuación que el que tenga un 5, mientras que antes los dos se igualaban al convertirse en un 1.
Además, este nuevo sistema va a permitir que ese 10% del expediente tenga más “posiciones”, es decir, que caben más valores entre un opositor y otro (hay más números entre el 0 y el 10 que entre el 1 y el 4), por lo que ante el mismo resultado en el examen, se permite poder efectuar una mayor diferenciación entre los aspirantes aunque sea por decimales. Eso sí, si somos realistas, debemos saber que en realidad el baremo tendrá como puntuación mínima un 5, porque en caso contrario no nos habrían dado el título y no nos podríamos presentar.
Como el expediente académico ya no lo podéis cambiar, no le deis más vueltas: es el que tenemos y punto. Lo que se puede cambiar es el resultado en el examen y ese es nuestro objetivo!!!

Recordad que hay que adjuntar el expediente académico al hacer la inscripción en el EIR.


CAMBIOS EN EL EXAMEN


El EIR 2019/2020 tendrá 175 preguntas + 10 de reserva, a realizar en 4 horas. Esto significa 50 preguntas menos en 60 minutos menos. El tiempo por pregunta del anterior EIR es de 1´165 minutos por pregunta. Ahora tendremos 1´178 minutos, así que la proporción es similar. Eso sí, no llegamos en las mismas condiciones de atención a la pregunta 185 que a la 235, por lo que se elimina en parte el factor cansancio que tantos estragos ha hecho en los años anteriores.
Pero en el caso del examen, tenemos el resultado contrario a lo que pasa con el cambio del baremo académico: al tener menos intervalo de puntuaciones (ahora irán de 0 a 175, mientras antes iban de 0 a 225), los opositores se “agruparán” más en las diferentes posiciones, lo que hará que el expediente pueda ser más significativo para ese desempate.
Del mismo modo, al haber menos preguntas, el factor aleatorio de la “suerte” también cobra más importancia. Vamos a poner un ejemplo: si yo tiro una moneda al aire y pretendo acertar siempre si es cara o cruz, es más probable que lo consiga si solamente tengo que acertar dos tiradas seguidas a si tengo que acertar 10 veces consecutivas. Cuantas más preguntas haya, menos influye el azar en el resultado. Eso sí, la recomendación para contestar cuando dudamos entre nuestras respuestas sigue siendo la misma, porque al final la estadística juega a nuestro favor. Y si tenemos en cuenta que con menos preguntas estaremos más agrupados, cobra aún más importancia el intentar separarnos de los demás acertando más preguntas. Conclusión: contestamos todo!!

NOVEDAD SEPTIEMBRE: Otra novedad pendiente de confirmación oficial es que por primera vez en el EIR tendremos un cuaderno de imágenes con preguntas sobre dichas imágenes. Si vemos la tendencia de esta preguntas en el MIR en los últimos años, y la proporción de preguntas según el número de páginas del cuaderno, es muy posible que tengamos unas 10 preguntas con imágenes.

¿Qué nos puede salir preguntado? Electros, úlceras por presión, genogramas, heridas, quemaduras, tipos de sondas, colostomías, apósitos, vendajes... Lo que está claro es que las posibilidades son infinitas, pero los conceptos serán recurrentes, por lo que estaremos preparados para lo que venga!! En Plan EIR nuestros simulacros ya tienen este nuevo formato, por lo que estaremos entrenados.

MI OPINIÓN PERSONAL


Los últimos exámenes de todas las categorías profesionales han sido muy criticados por su dificultad y por su tipo de preguntas. Recordad que nos preguntaron la velocidad del esputo, la picadura de la serpiente y señoros a los que les debían de conocer en su casa a la hora de comer… porque se les agotaban la ideas y hacían uso de preguntas de dudosa calidad y poder de diferenciar a los aspirantes..
Posiblemente los tribunales se estuvieran planteando reducir el número de preguntas para intentar mejorar su calidad, sin tener que irse por las ramas y poner preguntas tan absurdas, en las que no se valora realmente la preparación del opositor. Haciendo menos preguntas, se podrán centrar en lo verdaderamente importante, en las preguntas que sí que una enfermera tiene que dominar. Eso sí, seguro que seguimos teniendo preguntas ramdom o imposibles, porque tampoco vamos a creernos ahora que lo van a hacer de 10. Además, necesitan seguir teniendo preguntas diíciles para que no tengamos todos puntuaciones similares y nos apelotonemos.
El baremo anterior no permitía discriminar excesivamente entre opositores y establecía unas situaciones injustas al igualar en puntuación al que había sacado un 5 con el que tenía un 6,99 a pesar de existir casi 2 puntos de diferencia en la calificación. Esto obligaba a establecer un examen con más preguntas para que pudiera haber más diferencias en la puntuación final (baremo + examen) entre los aspirantes y poder determinar su número de orden de una manera más justa. Sobre todo, esto suponía un problema en el MIR, donde la existencia de cupos y de factores de corte son sumamente importantes al existir un mayor número de plazas ofertadas y aspirantes.
Con el cambio en el baremo, es posible reducir el número de preguntas en los exámenes y seguir contando con un sistema adecuado para  ordenar a los aspirantes, aunque este sistema tenga sus detractores por la mayor importancia actual del azar que he comentado más arriba. 
Por tanto, no podía haber un cambio en el examen sin hacer de manera paralela cambios en el baremo. Y como los EIR, PIR, FIR, BIR, QIR y RFIR vamos todos de la mano siguiendo lo que dicten los del MIR, nos ha tocado experimentar los cambios a la vez. De ahí que las novedades se hayan dado tanto en el examen como en el baremo y que afecten a todas las categorías profesionales por igual.
En todo caso, nos vamos a preparar de sobra para superar las preguntas que nos ponga el Tribunal y esas plazas serán para los que más se las merezcan. Y la mejor novedad... el aumento de plazas en este EIR!!!
Por nuestra parte, todo el equipo de Plan EIR está trabajando en un montón de novedades para que todos nuestros alumnos puedan enfrentarse a este examen de la mejor manera posible y lograr una de las 1.463 plazas ofertadas en 2019.

- Comunitaria: 521.
- Matrona: 401.
- Salud mental: 245.
- Pediatría: 188.
- Trabajo: 62.
- Geriatría: 46.

¡A por la plaza! 

ANA ISABEL RINCÓN
“Un objetivo sin un plan, es sólo un deseo”



ANA EIR. Con la tecnología de Blogger.

Datos personales

Mi foto
Spain
Enfermera. Matrona. Profesora EIR. Escribiendo simulacros para la preparación del examen EIR e intentando aportar la confianza necesaria para que vuestro objetivo no se quede en un deseo.